0
BañoReforma

Plato de ducha de acero esmaltado

By 7 abril, 2018 No Comments

Características del plato de ducha de acero esmaltado

Rigidez

Los platos de ducha de acero esmaltado están compuestos por una base de acero con un acabado esmaltado de cerámica, por lo tanto, son materiales muy resistentes al rayado aunque, por otra parte, los golpes serán nuestros grandes enemigos. Éstos pueden terminar por deteriorar la capa esmaltada de nuestra ducha, dejándola fea e inservible. 

Debemos tener en cuenta tanto las ventajas como los posibles inconvenientes para dar con nuestra ducha ideal.

Hechos a la Medida

Actualmente, los platos de ducha prefabricados se adaptan perfectamente a las necesidades del cliente. Existe gran variedad y medidas para que la elección sea más fácil. Así, será posible tener un plato de ducha que parezca especialmente hecho para el rincón que tenga disponible en su cuarto de baño.
Además, si las obras en casa son un problema añadido, los platos de ducha de acero esmaltado son una buena opción.

Calidez

Conociendo los materiales en los que están hechos este tipo de platos, ya nos podemos hacer a la idea de que el tacto va a ser frío. De la misma forma que los platos de ducha cerámicos, la solución es abrir el agua caliente unos minutos antes de entrar a la ducha o, si eres valiente, lanzarte a por todas.

Superficie Antideslizante


La seguridad es uno de los aspectos que más nos preocupan a la hora de elegir un plato de ducha. ¿Y cómo sabemos si será seguro o no? El grado de deslizamiento es un buen indicador.
Es cierto que cada vez los platos de ducha están mejor preparados en este aspecto, pero si hablamos de los que están hechos de acero esmaltado, tenemos que saber que los resbalones pueden ser un riesgo a tener en cuenta.
La cerámica es perfecta para la limpieza pero, si la juntamos con el jabón y los pies desnudos… sabemos lo que puede ocurrir, ¿no?
Pero no es algo que no se pueda evitar. Hay productos químicos antideslizantes para echar sobre nuestro plato de ducha, que ayudan a aumentar la adherencia y la seguridad y, si eso no nos convence, siempre podemos acudir a las típicas alfombrillas de baño o pegatinas antideslizantes.

Facilidad de Instalación

La instalación de este tipo de platos es igual que la de cualquier otro tipo de plato prefabricado, poniendo especial atención a la conexión de las tuberías y al sellado final para evitar filtraciones y humedades futuras.
Un buen profesional no tendrá problema ninguno con la instalación así que, si no eres un “manitas” o no sabes si quedará perfecto, lo mejor será que avises a uno de confianza.

Impermeabilidad Total

La impermeabilidad en todos los platos de ducha viene dada por dos factores igual de importantes: una correcta instalación y los materiales de los que esté compuesto.
En la instalación tenemos que tener en cuenta que las conexiones de las tuberías y el sellado deben ser perfectas, así las filtraciones y los problemas de desagüe estarán controlados.
Y en los materiales, en este caso referente a los platos de ducha de acero esmaltado, como están recubiertos de una capa de cerámica, son ideales para una impermeabilidad absoluta. Eso sí, cuidado con los golpes, recordemos que no son tan resistentes.

Seguridad y Acceso

Si estás pensando en sustituir la clásica bañera por un plato de ducha, seguro que una de las razones es la facilidad de acceso.
Como ya sabrás, la disminución de la altura respecto al suelo es una gran ventaja para todos, especialmente para la gente con movilidad reducida y para los más peques.
Por ello, todos los platos de ducha prefabricados pueden instalarse regulándolos a diferentes alturas, siempre dependiendo de la capacidad para poder ahondar en el suelo de nuestro baño.

Limpieza y Mantenimiento Básico

Los platos de ducha de acero esmaltado, además de ser muy higiénicos, al tener la capa de cerámica son muy fáciles de limpiar.
La textura completamente lisa ayuda en el mantenimiento, sin menospreciar el hecho de que, los nuevos materiales poseen un nivel de resistencia muy elevado a los productos químicos que podamos llegar a usar para la limpieza.
Un plato de ducha que brillará como el primer día por mucho tiempo que pase.

Relación Calidad/Precio

 

Después de ver las grandes ventajas que tienen este tipo de platos de ducha, podríamos pensar que el precio sería el mayor inconveniente, pero no es el caso. Los platos de ducha de acero esmaltado son bastante económicos en comparación a otros.
Los precios que se encuentran en el mercado parten de los 125€, en función de los modelos y las medidas.
En definitiva, si buscamos un plato de ducha que cumpla las máximas de Bueno, Bonito y Barato, este es nuestro producto.

Estética en su Baño

Por último y no menos importante, el diseño y la estética de nuestro plato de ducha. ¿Quién no quiere un modelo acorde a sus gustos?
La funcionalidad es lo más importante pero a día de hoy no hay que limitarse a ello. En el mercado existe una gran variedad de modelos, colores, texturas…
Los platos de ducha de acero esmaltado pueden ser elegantes, sobrios, dulces, extravagantes… Colores desde el negro hasta el blanco, pasando por el rojo, el verde y así hasta cubrir toda la gama de tonalidades.
Y los estampados no se quedan atrás: círculos, líneas, imitación a madera, hojas, piedra, etc.
En definitiva, casi cualquier decorado que se nos pueda ocurrir. Además, no olvidemos que los complementos añaden valor a nuestra ducha. Una bonita mampara, una barra de sujeción, una estantería… son elementos que dotarán de singularidad a nuestro baño.
Como ya dijimos, Bueno, Bonito y Barato. Asegúrate de que el producto es el óptimo para ti y no esperes a que sea demasiado tarde para disfrutar de tu nueva ducha.

Leave a Reply