0
Reforma

Plato de ducha de obra

By 7 abril, 2018 No Comments

Características del plato de ducha de obra:

Rigidez

El material por excelencia utilizado en este tipo de duchas es el azulejo. Eso sí, debemos tener en cuenta que existen diferentes calidades y resistencias del azulejo según los tipos y mezclas de arcilla de los que esté compuesto. Hay que tener esto presente cuando vayamos a ver muestras y no dejarnos llevar solo por los colores y la estética.
De por sí, el azulejo posee una gran resistencia al rayado, al cuarteo y al choque térmico. Tiene una buena durabilidad, aunque debemos tener especial cuidado con los golpes y, sobretodo, con la instalación y técnica empleada, ya que, una mala ejecución en la obra podría dejar nuestra ducha deteriorada y con una esperanza de vida útil mucho más corta.

Hechos a la Medida

Las duchas de obra son sin ninguna duda las más personalizables. Se ajustan perfectamente a tus necesidades y espacio.
Eso sí, el coste y el tiempo de ejecución es mucho mayor que con cualquiera de los otros tipos de ducha. Hay que entender que no es lo mismo poner un plato de ducha prefabricado que diseñar uno a medida desde el inicio.

Calidez

Al igual que ocurría con los platos de ducha cerámicos, esta opción no es la más cálida. Siempre que nos decidamos por el uso del azulejo, debemos tener en cuenta que el tacto normalmente es liso y frío, aunque podemos mitigar el efecto con azulejos más rugosos.
Lo más importante es que tengamos nuestras prioridades claras y, si lo mejor para nuestros intereses son las duchas de obra, adaptar las opciones de las que disponemos en el mercado para hacer nuestra experiencia más placentera.

Superficie Antideslizante

Aquí nos pasa algo parecido a lo anterior, el azulejo no es precisamente el material más antideslizante si combinamos la superficie lisa de este con el agua y el jabón de la ducha… pero, actualmente las variedades son más amplias y podemos encontrar azulejos más rugosos o preparados especialmente para ello. Pregunta por las gamas antideslizantes de azulejos, explora todas las opciones antes de meterte en gastos.
Si aun así dudas del resultado, hay productos químicos que pueden ayudar a mejorar el grado de deslizamiento del suelo. Como ves, hay mucho donde elegir, seguro que encuentras lo mejor para ti.

Facilidad de Instalación

La instalación de las duchas de obra es sin ninguna duda la más compleja y delicada. Es muy recomendable contar con un buen profesional para no tener problemas y estar totalmente satisfechos con nuestra ducha. 

Antes de instalar nada, debemos pensar en el diseño total de nuestro cuarto de baño y, una vez decididos todos los materiales necesarios, tener en cuenta dos cosas básicas para nuestra obra:

1. Desnivel del suelo de mínimo 2%: Esto ayudará a que el agua vaya directamente al desagüe y no genere futuras humedades o escapes de agua por toda la habitación.
2. Técnica de colocación de azulejos: La ejecución es muy importante si queremos un buen resultado y durabilidad. La más óptima es la técnica en capa fina, ya que no deja huecos entre la pared y los azulejos y facilita que estos se adhieran de forma uniforme, sin dejar salientes.

Impermeabilidad Total

En este caso podemos tener la tranquilidad de que nuestra obra, si queda perfectamente realizada, no debería de presentar ningún problema de fuga o humedades. El azulejo es un excelente aliado para la impermeabilidad de nuestro cuarto de baño. Aun así, recuerda que este tipo de instalación requiere de revestimientos internos como son la tela asfáltica.

Seguridad y Acceso

Si la seguridad de por sí es una prioridad, cuando tenemos personas en casa con necesidades especiales ésta se convierte en el objetivo principal.
Acondicionar nuestro baño eliminando las barreras arquitectónicas y otros posibles peligros, será una medida de precaución a tener muy en cuenta.
Así, realizar un plato de ducha de obra, es la opción más interesante para adaptar el baño hasta el más mínimo detalle a nuestras exigencias.

Limpieza y Mantenimiento Básico

En primer lugar, destacar que los azulejos son muy cómodos de limpiar e higiénicos. Con tal de tener a mano una bayeta o esponja, y utilizar un jabón no demasiado abrasivo, conseguiremos que nuestra ducha reluzca como el primer día. Y, si lo que nos cuesta mantener son las juntas de los azulejos, con un poco de bicarbonato en la esponja húmeda y frotando, notaremos la diferencia al instante.
Otro método de limpieza básico, para evitar la cal, sería mezclar en una botella con vaporizador una mitad de agua y otra de vinagre, para luego pulverizarlo sobre la superficie. Bastará con utilizar la esponja y agua para aclararlo bien y dejarlo brillante.

Relación Calidad/Precio

Los platos de ducha de obra son la elección adecuada para ti si quieres aprovechar al máximo el espacio y adaptarlo a tus exigencias. Eso sí, has de saber que una obra siempre resulta más costosa que cambiar una pieza por otra.
Los azulejos son económicos y hay muchas variedades para seleccionar el que mejor se ajuste a tu economía, por ello, pide siempre presupuesto antes de la reforma para ajustar las cifras y materiales a utilizar. Es importante ser conscientes de que es una inversión a largo tiempo.
Si aun así no tienes claro involucrarte en una obra de estas características, recuerda que tenemos platos de ducha prefabricados que cumplen su función con creces.

Estética en su Baño

La versatilidad que ofrecen los platos de ducha de obra no se puede comparar con ningún otro. Todo un despliegue de colores, texturas y formas se apoderan de nuestra imaginación al ver la totalidad de las posibilidades.
El azulejo es uno de los materiales tradicionalmente más usados y no es casualidad. En el mercado existen en tamaño grande, clásico o en formato mini, llamado también gresite. Lo último en tendencias que ayudará a crear ambientes definidos y con carácter en tu baño.
Y si añadimos algunos complementos: esquineras, barras de apoyo, chorros de masaje, un asiento…
¿Alguna vez has deseado transportarte directamente a un Spa?
Ahora ya puedes, y sin moverte de casa.

Leave a Reply