0
BañoReforma

Plato de ducha de piedra natural

By 7 abril, 2018 No Comments

Características del plato de ducha de piedra natural

Rigidez

Los platos de ducha de piedra natural resultan perfectos para dar un toque clásico y atemporal a tu cuarto de baño. Su diseño está realizado a partir de piedras cortadas a medida, con lo que huelga decir que su rigidez es total en todos los sentidos.
Son piezas muy resistentes y lustrosas, aunque, al mismo tiempo, extremadamente pesadas y difíciles de transportar e instalar.
En comparación con los de carga mineral, la dureza por impacto es algo menor, aunque presenta una total resistencia al paso del tiempo y a ralladuras y demás desperfectos habituales.

Hechos a la Medida

Las opciones para personalizar este tipo de plato de ducha son muy amplias, partiendo de la base de que podemos incluso encargar dichas piezas con las medidas y texturas que nosotros deseemos, rascando un poco el bolsillo.
Los platos de piedra natural presentan múltiples opciones para que, gratamente, nuestra pieza se convierte en algo único e inimitable, que nadie más podrá tener en su casa.
Por tanto, podemos decir que una gran ventaja de los platos de piedra natural sería el poder hacerlos a medida, eligiendo formas, tamaños, materiales y demás complementos.

Calidez

Una desventaja clara de los platos de ducha cerámicos es su tacto frío.
En cambio, los platos de ducha de piedra natural presentan uno de los mejores resultados en cuanto a calidez se refiere, únicamente superado por los platos de resina mineral. Por tanto, se convierte en una opción válida incluso para duchas en piscinas o cualquier tipo de exteriores.
Su capacidad estética también ayuda a convertirlo en una elección muy atractiva para termas, estanques y demás. Toda una delicia para los sentidos.

Superficie Antideslizante


Su superficie antideslizante puede también variar dependiendo del material que se use. Por ejemplo, no es lo mismo habilitar un plato de ducha en mármol que en pizarra, con lo que también varía su grado de deslizamiento.
Una opción mucho más atractiva en este aspecto que el tipo cerámico, ya que al no necesariamente ser liso, aporta una mejor y mayor sujeción al suelo.
Los platos de carga mineral y los de piedra natural presentan el mismo grado de sujeción al suelo, el más alto de todos. Por ello, son opciones muy interesantes también en el ámbito de la seguridad.

Facilidad de Instalación

La instalación en este tipo de platos resulta algo más laboriosa que la del resto, si bien sus materiales son pesados y un golpe podría quebrarlos. Más que lo complejo de la instalación, resulta complejo el hecho de transportar el material y prepararlo en la zona de trabajo. Por otra parte, su fijación resulta sencilla y la capacidad de hacerlo a medida anula muchos otros problemas que pudieran haber surgido.
Puede que invierta algo de tiempo la instalación, pero tendremos una ducha para toda la vida, segura y muy estética.

Un factor muy importante en la instalación es el diámetro del desagüe, que debe medirse correctamente para evitar problemas sobre la marcha.

Impermeabilidad Total

No se trata del tipo más impermeable de todos, pero del mismo modo no tendría por qué presentar ningún problema.
La piedra, dependiendo de qué variedad, drena el agua con mayor facilidad que otros componentes, con lo que, de no quedar bien fijada y sellada la instalación, probablemente tengamos algún problema de humedad.
La instalación debe hacerse por mano de un profesional, así como el plato de ducha ha de ser comprado profesionalmente, para evitar así un material inferior o sin garantía alguna.

Seguridad y Acceso

La capacidad de regular la altura del acceso de nuestro plato de ducha es algo muy necesario. En este caso, los platos de piedra natural nos permiten (gracias a que podemos hacerlos a medida) elegir con exactitud el aspecto final de cada parte de nuestro plato.
Nos dará una facilidad de acceso igual a los de resina mineral, con lo que no tendremos problema alguno y resultará de lo más cómodo.
Cada cuarto de baño posee sus propias características y debemos escoger muy bien la altura atendiendo a las humedades del entorno. Podremos bajar la distancia con respecto al suelo cuanto menor sea el nivel de humedad de la sala, mientras que, de tratarse de una habitación muy húmeda, podremos aumentar la altura para evitar riesgos.

Limpieza y Mantenimiento Básico

Posee una resistencia total a los productos, con lo que su limpieza resulta de lo más simple. Del mismo modo que los de carga mineral, podemos limpiarlo con casi cualquier producto y sin necesidad de insistir demasiado con la esponja.
La piedra aportará ese toque atemporal y disimulará mucho el paso del tiempo, con lo que resulta una opción muy interesante a largo plazo.
Para limpiarlo, basta con seguir las mismas indicaciones que con los de carga mineral, sin necesidad de acudir a productos agresivos en extremis.

Relación Calidad/Precio

 

En este caso, la capacidad de total personalización y los buenos resultados mejoran un poco la balanza con respecto a los platos de piedra natural. Sus precios alcanzan los 1.000 € y los superan, según en qué categoría nos queramos mover.
Por tanto, son precios mucho más caros y restringidos para una gran parte de los consumidores, aunque sus ventajas merecen enormemente la pena.

Estética en su Baño

Una de las mejores opciones en cuanto a estética se refiere, pues aporta unos acabados y una fiabilidad con la que pocos pueden competir.
La piedra, pizarra, mármol y demás, hacen de este tipo de platos de ducha una opción elegante y sencilla, válida para interiores y exteriores por igual. Por tanto, su capacidad para adaptarse al entorno es realmente alta.
Jardines, piscinas, estanques, cuartos de baño y un largo etcétera de ubicaciones en las que podremos colocar nuestro plato de ducha de piedra natural, cálido y de un acabado simplemente brillante.
Será como volver a sentir el contacto con la naturaleza, una maravilla al alcance de todos.

Leave a Reply